seguidores


Google+ Followers

domingo, marzo 6

CAMINATA ROMÁNTICA


El ocaso lanzaba sus rayos supremos
Y el viento mecía los nenúfares pálidos;
Las grandes plantas, entre las cañas,
Lucían tristemente sobre las aguas quietas.
Yo, erraba sola, paseando mi llaga
A lo largo del estanque, entre los sauces
Donde la vaga bruma evocaba un gran
Fantasma húmedo desesperándose
Y llorando con la voz de las ocas
Que se llaman batiendo sus alas
Entre los árboles donde yo paseaba solitaria
Paseando mi herida; y el espeso lienzo
De las tinieblas vino a ahogar los supremos
Rayos del ocaso en esas olas agotadas
De las plantas entre los juncos,
Los grandes nenúfares sobre las aguas quietas.