seguidores


Google+ Followers

domingo, agosto 14

DIME,...


¡Dime por qué te amo!
¿Quizá eres real o imaginado?
Navegando entre las nubes,
una noche irradiada, apareciste
como visión entre la brisa
de ese aire melancólico, encantado.
Llegaste, no sé en que momento exacto,
pero allí estabas, tranquilo, sin confusión
como la aurora llega detrás de la noche
para afirmar el día y mi presencia.
Descubrí tu voz suave y melodiosa
y tus palabras, admiradas, me quemaron
alegre y transparente, como un día de sol,
te he idealizado enamorado.
Mi hombre, compinche
de mi sendero salvaje y ermitaño,
eres verde campiña bañada de colores,
para mi espíritu cansado laguna serena.
El universo se concibió nuestro cómplice,
los astros invocaron el aquelarre
de las horas y del espacio, el infinito,
y en ese infinito, todo comenzó.
Genio de mi alma enamorada,
hechicero de mil noches, embrujo,
dime,
¡Porque te quiero, dime!
¡Dime por qué te amo!