seguidores


Google+ Followers

miércoles, marzo 10

DUEÑO DE MI ALMA


No te vayas,
dueño de mi alma,
no te vayas,
que no hay nada
más grande y más bello
que el amor.
Y el, bohemio,
ansioso de cumbres,
sediento de fascinacion y
combates,
se alejó de mi lado.
Se alejó,
como si el brusco retiro
de los montes
representaran más,
que ese amor susurrante,
repleto de sueños
y latidos.
Quería emancipación,
el cielo amplio
y despejados horizontes,
en el momento que la prisión
de unos brazos amantes
y la luz de unos ojos atractivos
abandonan todos sus sueños.